Languages

La Fuente
Pedras

En el norte de Portugal, atravesando el río Duero, se encuentra el valle donde nace el agua de las piedras.

 

Un lugar de belleza inusual en la región del Alto Tâmega, una meseta aislada y lejos de cualquier influencia contaminante, a 580 metros de altitud, el muro de piedras goza de un microclima que realza el esplendor de la naturaleza que lo rodea.

En este lugar de suelo único se origina el Água das Pedras, una fuente de elevada pureza preservada de la acción humana.

 

Hasta que una gota de lluvia se transforme en una gota de agua de las piedras, pueden pasar centenares de años

Algunas de las aguas que bebemos hoy pueden ser incluso de lluvias que acontecieron hace 10000 años.

Proveniente de la lluvia y de la nieve que se derrite en las montañas, el Água das Pedras pasa por un proceso de mineralización controlado por la propia naturaleza, lo que hace de ella una de las aguas más singulares del mundo.

Durante este largo tiempo, el agua circula en las profundidades subterráneas, entre 500 y 100 metros de profundidad, y va adquiriendo los minerales que componen su composición única. Al salir, el gas incorporado naturalmente en el agua es extraído de la fuente, mantiene las mismas características y el mismo contenido en g/l.

Y nace el água das pedras

Un agua mineral natural gasocarbónica, hipersalina con una composición única y constante, y gas 100 % natural.

En homenaje a esta obra de la naturaleza, creamos la botella de Pedras, a la que llamamos «fuente». Una botella diseñada para que, independientemente del lugar donde bebas tu Água das Pedras, te acuerdes de que estás bebiendo directamente de la fuente un agua que no ha sido tocada por el hombre.